Archive for 24/04/07

Sant Jordi

24 abril, 2007

sant-jordi.jpg
Fue ayer. Lo sé de sobras. Pero es que una no tiene preparado un banco de dibujos esperando a ser elegidos y los clientes están especialmente pesaditos así que doy para lo que doy.

En este caso tampoco es muy grave. Comentaré el post-Sant Jordi, en lugar de el pre- y Santas Pascuas.

Siempre he pensado que debería ser festivo y sustituir al 11 de septiembre como fecha de la Diada. Porque pese al empeño de algunos en politizar la jornada, es una fiesta sobre todo ciudadana. Y digo sobre todo porque no hay que olvidar que también es un negocio (de 20 millones de euros concretamente, ahí es nada). Pero puedes limitarte a regalar una rosa. Paseando por La Rambla las vi a 3€, a las 20:30 te daban 2 por ese precio. Son las más raquíticas, vale, envueltas en un celofán y va que arde, pero oye, ¿no decimos siempre que lo que cuenta es el detalle? Por algo más puedes adquirir un libro también. Es decir, que no hace falta dejarse el sueldo del mes para cumplir con la tradición.

Tradición más que exportable, por cierto, ahora que andamos metidos en el cuento chino este de la globalidad. Para quien no lo sepa, Sant Jordi es el día de los enamorados en Cataluña. Aquí San Valentín tiene una repercusión moderada y me alegro porque el angelito empalagoso viene marcado como producto americano y porque es un día odioso que discrimina a todo aquel que no tiene pareja. Corazones, bombones, lazos rojos, todo dispuesto para señalar al single como si fuera un apestado. Sin embargo la rosa (o el libro) puede ser un regalo de tu jefe, un amigo, tu padre o el del mostrador del banco de turno. Y ya está. Sin necesidad de tener pareja paseas orgullosa tus rosas camino a casa. Por más largo que se haga, que si vas en coche y tienes que atravesar Barcelona lo mismo te cagas en todo.

¡Vaya caos! Nosotros nos acercamos a la city a última hora de la tarde y por gusto, pero aún así fue desesperante. Además, con eso de que los coches cada vez son más grandes y los carriles más estrechos, ni siquiera el ir en moto te salva. Una eternidad tardamos. Pero hay que ir.

A ver si cae algún político: Sólo vimos a Duran i Lleida. El Sr. Hereu se cansó antes. Cuando pasamos por la paradeta del PSC ya la estaban desmontando.

Algún famosillo mezclado entre la marabunta, caminando a paso ligero cabizbajo con la esperanza de que nadie lo reconozca y evitar así que le suelten la chapa (Cesc Casanovas, Joel Joan, más en boga por sus ideales que por su trabajo).

El conciertillo que se montan en Plaça Catalunya: este año bajo el lema “El Català. Llengua comuna”. Cuando llegamos actuaban los típicos negros catalanes con cascabeles en los tobillos, bongos y maracas cantando en algo a lo que el swahili debe parecerse bastante más que la llengua comuna (?). En un momento dado saltó el típico espontáneo catalán vociferando algo así como: “Foraaa! Que sóm a Catalunya! Canteu en català!” Conste, eso sí, que era un señor que peinaba canas y tenía pinta de haberle sobrado el último.

En fin, que pese a todo me gusta y vale la pena vivirlo sólo porque se te quitan las ideas que otros tratan de inculcar como hormiguitas (o elefantes) día a día sobre divisiones nacionales y tal y tal. Afortunadamente para todos, la gente está muy por encima de todo eso y el que tenga dudas, que se pase por aquí un 23 de abril.