Huertos Chic

huerto_urbano1.jpg

Hace tiempo escuché en la radio cómo comentaban asombrados el hecho de que en las escuelas, cuando los profesores les pedían a los niños que dibujaran un gallo, muchos de estos, en lugar de dibujar al animal con sus plumas y su cresta encaramado en una valla, lo que hacían era garabatear un pollo horneado en una bandeja con esas cositas que les ponen en las patas para que no goteen y que no sé cómo se llaman.

El martes pasado, en La Ventana hablaron de la última tendencia: los huertos urbanos. En pocos metros cuadros puedes cultivar tus propios tomates, lo cual me parece estupendo porque hoy en día es la única manera existente de saber realmente qué es lo que estás ingiriendo. Pero ése no es el tema que quiero destacar. Lo que me llamó la atención fue que una de las contertulias, la omnipresente Judit Mascó, en un momento determinado de la sección, dijera como si fuera la cosa más natural del mundo que se había llevado un desengaño con las lechugas porque cuando las arrancas, ¡ya no salen más! Que ella quería plantas que perduraran más allá de su fruto.

Resumiendo, que no tenía ni idea de lo que es una lechuga. Y por extensión deduzco que tampoco tendrá certeza de si las patatas cuelgan de las ramas o hay un olivo específico para las aceitunas rajadas.

Imagino que no es un problema personal suyo, pero teniendo en cuenta la edad que tiene, me sorprende ese desconocimiento. Cuando vienes a mi pueblo por la antiglamurosa carretera de las basuras, todavía puedes ver huertos con pimientos y coliflores plantados, condenados a desaparecer porque ese suelo vale una fortuna, está claro, pero quiero decir que es algo con lo que aún hoy se puede convivir sólo a 15 km de Barcelona.

No sé, a lo mejor resulta que al final voy a tener que considerarme una privilegiada porque a mi padre, criado en el campo entre olivos y mulas, le diera por plantar patatas y tomates en la parte de la casa que después ocupó la piscina o porque desde pequeñas nos dijera cuál era el nombre de cada pájaro que veíamos.

Creo que, en general, deberíamos preocuparnos menos por lo que se llevará este verano o los móviles de súper mega última generación y prestar más atención a todo lo que nos rodea de forma natural antes de que sea demasiado tarde. Suponiendo que sea aún posible.

Anuncios

10 comentarios to “Huertos Chic”

  1. Miffa Says:

    Dolcce & Gabbana y fumando.
    Es una ironía ¿no?

  2. alhuerto Says:

    Eso pasa por vivir en la zona alta de BCN que los huertos te quedan lejos… y crees que los huevos los hace el vendedor de la huevería la noche anterior como si fuera pan.

    LOs que tenemos una edad, y hemos vivido en barrios, aún recordamos las lecherías con sus vacas y su olor a leche agria. “quedate con el señor acariciando la vaca, mientras la mama llena la lechera”….. :P

  3. alhuerto Says:

    El cinturón de DC es de mercadillo. Se ve a la legua.

  4. Señor Chan Says:

    A mi no me miren, después de mucho tiempo me voy a visitar a mi abuela que vive en un pueblo muy pequeño de León y sigue cultivando sus lechugas, berzas, escarolas y hasta sigue teniendo sus gallinas ponedoras.

    PD: A mi la leche de vaca “real” nunca me ha gustado. Demasiada lactosa (luego descubrí que tengo intolerancia).

  5. katanga Says:

    jajajaja, q ojo tienes Miffa ;)

    A ver, varias cosas:

    El mundo de la moda es tan pero tan superficial q es imposible q no esté plagado de contradicciones. Para ser más realista probablemente hubiera debido dibujarla con un V&T en la mano, por ej., pero fijo fijísimo q en cuanto abandonara la exposición pública en el balcón y se metiera p’adentro se fumaba un piti, sino cosas “peores”. Dicho de otra manera: una cosa es lo q se quiere vender y otra muy distinta lo q es en realidad. No creo q exista un decálogo sobre cómo ser la perfecta cool y si lo hay y alguien es lo suficientemente estúpido como para seguirlo a rajatabla, peor todavía.

    D&G del mercadillo. Bien podría serlo. El lunes, a propósito de S. Jordi, subíamos por Pso. de Gracia y le comentaba a A. q los manteros ya no se cortan. Estaban allí mismo, vendiendo sus imitaciones a 30 m. de la tienda q vende los originales. Me sorprendió.

    Hiiii! Mi lechero se llamaba Paco! M’acuerdo perfectamente hasta del olor o sea q tp hace tantísimo pq ya debería ser mocosa y 1/2 y aunq una tiene una edá ¬¬, como ya digo en el post no me parece suficiente como para q suene a cosa del abuelo de mi tatarabuelo. De todas formas a mí tp me ha flipado nunca la leche, ni real ni artificial.

    Sr Chan… mis padres tienen gallinas ponedoras y están a 5 min. (a las 12 de la noche) de BCN.

  6. Señor Chan Says:

    Hay gente que intenta crear decálogos para ser cool. No me diga que no. Coja el Elle o Vogue o similares. Y no me tire más de la lengua…. jeje.

    Y además lo que un día es cool otro no lo es. Las gafas que lleva su amiga de la ilustración eran moda el año pasado, pero este ya no.

    Yo ignoro los dictados de la moda casi siempre y no pago 120 euros por algo que esta de moda y que ha subido artificialmente su cotización desde unos miseros 15.

    Personalmente me gustan unas cosas y otras no. A mi y a Miffa nos encantan los relojes, es nuestro vicio y perdición. Lo reconozco porque algunos ni siquiera me los pongo. Algunos me ha costado años tenerlos, pero los hemos comprado por algún motivo que -nunca- ha sido la moda. (quizás la estupidez)

    Ahora se ven muy pocos manteros. Antes trabajaba en Paseo de Gracia y al salir del trabajo estaban siempre delante de la oficina. Una vez compre unas gafas al azar para ver si eran malas. El resultado fue que eran iguales a las de verdad. jaja.

    En algunos casos lo que se vende como imitación lo ha hecho el mismo fabricante chino que hace -por encargo- el producto verdadero. Evidentemente esto pasa en algunos artículos como ropa y accesorios.

    Les dejo un enlace:

    http://www.thebeijingguide.com/shopping/silk-market.html

    No paguen más de 40-50 RMB por una camisa (4 a 5 euros)

  7. alhuerto Says:

    Eso es cierto. En Thailandia (lo conozco por mi hermano que se tiró un mes explorando), hay dos tipos de copias de cualquier cosa vendible…las baratas y las muy baratas.
    Las baratas suelen ser copias exactas y fabricadas por los mismos que realizan el original en fábricas orientales al 50/70% menos(con algún pequeño detalle diferenciador), y las muy baratas son copias guarras pero a un precio irrisorio.

    Pues a mi me encanta le leche natural. Y no hace tanto no. La lechería de Poble Nou que hablo la cerraron hace 20 años.

  8. katanga Says:

    Bueno, es q lo de China es escandaloso, pero no hace falta correr tanto. Tengo un amigo q ahora vende coches y antes era comercial del textil. Mis tías tb se ganaron la vida cosiendo durante mucho tiempo. La misma prenda, mismo corte, mismo tejido, misma elaboración, exactamente igual, se vendía a 30.000 ó a 3.000 pelas dependiendo de la etiqueta q le cosieran al cuello.

    jajajaja, Sr Chan, te veo preocupantemente puesto en lo q es cool y lo q no. No tendrás uno de esos decálogos como libro de cabecera, no?

    Al, la leche no es buena. Hay muchos intereses montados alrededor para hacernos creer lo contrario. Si bebes, hazlo con moderación y bajo tu responsabilidad :P

  9. Ultrasónica Says:

    Gracias. Ahora la pava esta me cae aún peor de lo que me caía antes.

    Yo la echaba del programa por imbécil. Más claro, el agua.

  10. katanga Says:

    Sis q calladita está más guapa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: