Archive for 15 mayo 2007

Rubia o morena II

15 mayo, 2007

pelo.jpg

En vista del éxito que tiene la primera entrega, he decidido editar la secuela. Lo que fuera un post de relleno, aparentemente sin trascendencia, se ha convertido en el más visitado del blog. Raro es el día que alguien no llega aquí buscando información, consejo, opinión, (…) sobre el tema.

En fin, yo sigo con mi cruzada particular en busca del cambio. El primer paso, ya sabéis, fue buscar una peluquería. Acto fallido. Por el precio, no por otra cosa, porque salí encantada con mi corte y mis mechas nuevas, aunque una vez pasada por la ducha lo cierto es que costaba ver el efecto de los 200€. El viernes pedí hora en otro establecimiento más económico y también con nombre: “¡Son los que peinan a los triunfitos!” apostilló emocionada mi madre al recomendármela como si ése fuera EL argumento, la garantía de garantías. Debió perderse el programa en el que Risto Mejide ponía a caldo a los estilistas.

Me dijeron lo mismo que en Llongueras: al llevar la base teñida de oscuro era muy complicado aclarar de golpe. Lo mejor, hacerlo paulatinamente a base de reflejos. Eso sí, la chica ni se lo pensó al decirme que el corte era una porquería y que me iba a poner muchas más mechas, que las otras eran anecdóticas. ¡Qué manía con tirar por tierra el trabajo de los demás! Me cuidé mucho de decirle dónde me lo habían hecho y lo que me había costado, quizá de hacerlo se hubiera reprimido un poco porque, sin pretenderlo, queda como una idiota sobrada. El caso: el pelo ya se ve más claro en general, pero con tanto escalar, mi súper melena ha pasado a la historia. Esta vez sí se nota. El mismo proceso, exactamente igual, por 72€, aunque también me encasquetaron un champú y una mascarilla “lomejordelomejor” de Kérastase por sólo 50€. Total= 122€. “Con una cucharadita de café cada vez es suficiente” me dijo la loca de la tijera. Tendrá que serlo, porque a este paso me veo ampliando hipoteca.

Anuncios

Números

14 mayo, 2007

numeros.jpg

La gran equivocación de mi vida fue estudiar ciencias puras sabiendo que soy total y absolutamente de letras. Así me fue. El COU colgado por las mates, la química y la biología, y los profes cabrones, todo hay que decirlo, que hubieran podido aprobarme pero como esperaban más de mí…

Supongo que la idea era hacerme un favor y que mejorara la media. Pero no. En septiembre me fue aún peor, lo cual era bastante predecible, teniendo en cuenta que nunca he sabido estudiar. Total, que dediqué las mañanas al diseño y las tardes al COU. O ése era el plan. En realidad el ataque de melosacopormismuelas me duró un trimestre. El bar de al lado del instituto pudo más que mi orgullo.

Bueno, a lo que iba que me pierdo. Que soy un desastre con los números. Que no me aclaro, que se me lían, que no sé a qué tanto revuelo con el café de Zapatero. Yo soy incapaz de retener lo que vale el croissant que me compro cada mañana. Tampoco tengo ni idea de lo que pago cada mes de luz o de la periodicidad de la factura del agua.

Este fin de semana he decidido ponerle fin a mi desorden administrativo. Pese a que no tenía ni idea de cómo iba el programa, he conseguido crearme varias tablas Excel con todas las facturas desde 2002, año de mi emancipación, porque eso sí: no las miro, ni compruebo que sean correctas o estén pagadas, pero guardarlas las guardABA todas (ayer hicimos una fogata que ríete tú de San Juan). Ahora ya sé lo que me supone un año de teléfono o la media del gas. Cuándo entra la Contribución y lo que me queda en la cuenta de la hipoteca sin necesidad de pasar por caja. Estoy contenta porque creo que se van a acabar esas llamadas cíclicas de Oriol diciéndome que le debo una visita. ¡Más mono! Podría decirme claramente que estoy en números rojos, pero no. Él prefiere el eufemismo y yo se lo agradezco.

He creado también la categoría “otros” en la que he hecho el propósito de anotar todos los extras: ropa, regalos, el súper, etc. El primer input ha sido 17, que es lo que me costó la cena del sábado en La Botiga Pedralbes.

¡17!

Es un local de diseño de la cadena ANgrup, propietarios de El Mussol, Citrus o Attic entre otros, apuestan por la cocina tradicional con un toque vanguardista en la presentación y unos nombres muy rimbombantes que está de moda. Las raciones son justitas pero la carta es variada. Una larga lista de primeros, el más caro 5 euros y otro tanto con los segundos, entre 6 y 9 euros. Los postres riquísimos, todos a 3 euros. Además estuvimos cenando en la terraza, muy tranquilos y sin problemas por no poder fumar. Los camareros muy majetes.

La web no está actualizada, no sé si han cambiado de dirección o es que tienen varios locales, pero éste que os digo está en la calle Gandesa, 10 (esquina con Diagonal 601).

Eso sí: si tenéis buen saque mejor evitadlo o pedíos 4 platos, total, para lo que os va a costar…

Cagada pastoret

11 mayo, 2007

cagada.jpg

4-0. Ahí es ná. Enhorabuena al Getafe.

Euro noster, qui es in caelis…

10 mayo, 2007

religion.jpg

Ayer por la noche en La Nit al Dia entrevistaron a Enrique de Castro, “el cura rojo” de Vallecas.  Desde su parroquia de San Carlos Borromeo, se ha hecho famoso por su lucha social a favor de pobres, inmigrantes y jóvenes marginados. Se ha convertido en todo un símbolo de la Teología de la Liberación, siguiendo la estela que Jon Sobrino iniciara allende los mares. Igual que él, reniega de la jerarquía eclesiástica y la ostentación de la que constantemente hace gala el Vaticano. Igual que él, su forma distinta de entender la religión no está bien vista por los poderosos y por eso, el cardenal Rouco Varela ya lo tiene todo dispuesto para cerrarle el chiringuito. Le acusan de mezclar fe y política.

¡Mezclar fe y política! Me pregunto qué es lo que estaría mezclando el otro día el arzobispo de Pamplona o ayer mismo Benedicto XVI antes incluso de pisar suelo Brasileño. Hay que ser cínico.

Mientras tanto, los norteamericanos a su bola, para no perder la costumbre. En Petersburg ya tienen listo su nuevo Museo del Creacionismo.

Y es que, como todo el mundo sabe, Dios creó el mundo en 6 días y el séptimo… recaudó.

Intrusismo

9 mayo, 2007

ratatouille.jpg

Disney y su otecomproomematas Pixar ya tienen listo nuevo film a estrenar el próximo 3 de agosto. De nombre sospechosamente evocador al de uno de los personajes más famosos y con más talento de su época que vivió en Francia en el siglo XVIII y cuya ambición se concentraba en el huidizo reino de los olores”: Ratatouille.

La ambición de la rata protagonista, sin embargo, encuentra ubicación entre fogones, seguramente por eso el director de la película ha tenido a bien proponer a Ferran Adrià como doblador, y él, sin pensárselo dos veces va y acepta.

¿¡Pero estamos locos o qué!?

¿Por qué nos hacen esto? ¿Por qué teniendo esos fantásticos actores de doblaje, se empeñan en torturarnos cargándose las pelis a fuerza de meter con calzador las voces de Cruz y Raya, Flo, Josema Yuste o Carlos Latre? ¿Es que nadie se atreve a decirle a Antoñito Banderas que no se hace ningún favor doblándose a sí mismo?

Se podrá discutir la calidad de Ferran Adrià como cocinero. Debatir sobre la normalidad de la lista de espera o los precios de El Bulli, total por probar unas sferificaciones de melón, pero es su negocio. Vive de eso y donde no cabe ningún género de duda es en el hecho de que se lo ha montado muy bien, pero, ¿vender su voz? Los otros al menos pueden intentar justificarse diciendo que son actores, aunque en realidad ambas profesiones se parezcan lo que un huevo a una castaña, pero, ¿¡Ferran Adrià!? ¡¡Si ni siquiera sabe hablar!!

Encargo

8 mayo, 2007

encargo.jpg

– Sí, hola. Queremos un anuncio para la próxima campaña. No hemos definido todavía las medidas. Tampoco tenemos eslogan y no sabemos qué productos tienen que salir. ¿Podríamos ver alguna propuesta el miércoles?

Lo intento, ¿eh? Pero ni se me ocurre por dónde podría empezar.

Negro y rosa

7 mayo, 2007

negro1.jpg

Ya que he abierto la veda de mi lado más frívolo, voy a bucear en él hablando del color por excelencia, el que representa la ausencia del mismo, paradigma de elegancia, asociado al mal en sí mismo, al futuro incierto, al crimen, al humor macrabo, a la mala suerte. Con ustedes, de guan an onli: ¡el negro!

Tanto en mi ropero como en el futurible zapatero es (y será), sin duda, el que domina. El que nunca falla a pesar del estado de ánimo o las ojeras que arrastre. Con el que siempre me veo bien. El problema es que de un tiempo a esta parte se ha convertido en misión imposible ir de negro riguroso. La culpa es del gato, que tiene la casa inundada de pelos blancos. No hay forma humana de deshacerte de ellos. Pareciera que cualquier camiseta de algodón se hubiera convertido por arte de gato en una de angora. He probado con los clásicos cepillos de ropa, la aspiradora, la extracción unitaria manual. Nada. No hay manera. Hasta el punto de que desde que compartimos piso con Grissom (el gato) el negro, ¡mi negro! se ha visto relegado al asfixiante armario. Porque, cabezota que es una, el día que pese a todo decido ponerme alguna prenda negra, me lo paso cual chimpancé desparasitando a su congénere. Como hoy, por ejemplo, que tengo los dedos agarrotados ya, con forma de pinza de tanto estirar. ¡Y para colmo al vestirme me he manchado de desodorante! Me he dado cuenta en la oficina. Toda la parte interior del codo blanca. Vamos, que voy de un cómodo todo el día que ni os cuento. Que digo yo, ¿tanto cuesta aplicar la fórmula “antimancha” a todos los Dove? Porque el caso es que existe, yo lo he tenido en estas manitas, pero sólo lo encontré en el Hipercor. Incluso volví expresamente para reabastecerme dado que en otros supermercados ni saben lo que es, pero ya no estaba.

En fin, que me trae negra. Y no es que no me guste el rojo o el blanco o el verde lima, no. Me gustan todos los colorines, todos a excepción del rosa. No puedo con él, en ninguna de sus tonalidades: palo, chicle, pastel, coral… Y del rosa arzobispo con reminiscencias falangistas mejor ni hablamos.

Zapatos

4 mayo, 2007

manolos.jpg

Me pierden. Desconozco si el poder hipnótico que causan sobre mí determinados escaparates está catalogado como algún tipo de patología. Si no es así, debería, porque además me consta que es un mal más o menos generalizado entre las féminas. Lo tengo asumido: no soy nada original en ese aspecto. El día que tenga el espacio suficiente como para montarme un zapatero como el que se gastaba Toni Collette en “In her shoes” no tengáis ninguna duda de que lo haré. Y seré feliz. Si, de paso, al abrir de par en par las puertas de mi fabuloso armario pudiera encontrarme con algún Manolo o cualquiera de las marcas que aparecen por esa maldita web, que intento visitar lo menos posible por no hacerme mala sangre, entonces la felicidad sería plena y hasta semi duradera, que, las cosas como son, no sólo de tacones vive la mujer.

Mientras tanto tendré que conformarme con darme una vuelta por L’Illa y como hice ayer, sin venir a cuento, comprarme unas manoletinas monísimas de Zara por 29,90€. Lástima que me trajera una de cada número.

Overbooking rosa

3 mayo, 2007

teles-pantoja.jpg

Hay que ver qué falta de consideración.

Los periodistas no dan abasto. A los famosos les ha dado por no organizarse y en lo que va de semana están saliendo a especial por día. En todas las cadenas. A todas horas. Que el pueblo quiere saber.

Y al pueblo le crean múltiples dilemas: ¿Igartiburu? ¿Acosta? ¿Cantizano? ¿La vena de la Patiño o la soberbia de Karmele? ¿Los 4 vestidos de Pau, puntos de sutura incluidos, en Cancún o los kilos que habrá que alimentar de Sofía? ¿Finalmente será posible ver juntos de nuevo a la Panto y su Cachuli haciendo dientes en Alahurín? ¿Esconderá Paquirrín una lima en el ramo de flores que le lleve a su madre el próximo domingo o se lo gastará todo en el “Siete Colores”? ¿Es Carmen Sevilla buena persona? ¿Se ha liado la Campos con el Rigau?

Yo no sé, pero diría que están jugando con fuego. En una de éstas lo mismo la gente se satura y les da por poner el Telediario. ¡Imagínate cuando se enteren de lo que ha subido el euribor!

No saben cómo jodernos

2 mayo, 2007

jodido.jpg

Las carreteras catalanas (¿cómo no?) cuentan desde ayer con 3 nuevos radares, ojo con el nombre que voy: piezoeléctricos, que harán todavía más difícil, si cabe, que uno se anime a pisar el acelerador. Por lo visto van situados en la misma calzada y por contacto son capaces de medir la velocidad a la que pasa el vehículo y si es superior a la permitida, envían una señal eléctrica a las cámaras que cubren, ¡atención! la totalidad de carriles. Se acabó lo de correr por el carril de la derecha, amiguitos. Por si esto fuera poco, son indetectables, por lo que también hay que decir adiós a toda una gama de aparatitos que últimamente estaban causando furor por la inestimable ayuda que prestaban al conductor. Antes de verano, Trànsit instalará 33 radares más, que sumarán un total de 91 entre fijos automáticos, móviles, preventivos, no punitivos y caja en línea. Para todos los gustos, vaya a quejarse alguien. Por supuesto insisten en que la función de los mismos “no es recaudatoria sino preventiva de accidentes”. Y yo voy y me lo creo, claro.

También los ciclistas están de enhorabuena desde ayer. Los Mossos podrán denunciarles si cometen infracciones, tales como conducir por autopistas, usar el móvil o dar una tasa de alcohol en sangre superior a la establecida. Conste que en este caso me alegro. Si usas el mismo espacio que el resto de vehículos, debes hacerlo con las mismas reglas. Estoy hasta el gorro de las discriminaciones positivas.

Por último, y aunque cambio de tema, aprovecho que estoy haciendo repaso del día de ayer para acordarme un poco de las familias de los programadores de Cuatro. Vamos, que llego ayer corriendo a casa para ver House y por si no fuera bastante que por temas de derechos, durante esta temporada, hayan suprimido los dos capítulos semanales por una única entrega, encima hay que aguantar que el día que hay partido en A3 te enchufen por enésima vez el unplugged para hacer tiempo o que los martes festivos pongan capítulos repetidos. Todo por la audiencia. Mira qué bien. Luego le echan la culpa de todo al eMule y aquí paz y después gloria.

En fin, que ho tenim fotut. Pero aún queda esperanza, ¡que no decaiga! Esta noche en TV3 estrenan Herois.