Archive for 21/01/08

Tarta de chocolate blanco

21 enero, 2008

tarta-chocoblanco.jpg

El sábado tuve cena en casa. Después de las anchoítas del Cantábrico (con aceite de oliva de Jaén y vinagre de Módena), el jamoncito extremeño, las almejitas gallegas y las cigalitas de las que no sé la denominación de origen pero sí que estaban buenísimas, todo ello regado con un blanco del Penedès y Coca-Cola americana, cómo no; le metimos mano a esta tartita rica, rica. Por supuesto quedó sitio para licores y una botella de whisky de las que llevan alarma en el Hipercor.

Precalentamos el horno a 180ºC. Si no tenéis una hermana como la mía que os regala el último grito en moldes, untáis el vuestro desmontable con mantequilla. 20 cm. de diámetro decía la receta. Tenedlo en cuenta no os pase como a mí, que era más grande y más que tarta al final quedó torta. Avisados estáis.

Batimos los huevos y el azúcar con la batidora eléctrica de varillas hasta que la mezcla blanquee y esté esponjosa. Incorporamos el chocolate blanco fundido y la harina. Vertemos en el molde y metemos al horno 20 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, por ejemplo, éste salga limpio. Dejamos enfriar en el molde.

Para la cobertura, ponemos la crema y el chocolate en un cazo. Removemos constantemente a fuego lento entre 5-6 minutos o hasta que el chocolate se haya fundido y la mezcla adquiera textura homogénea. Retiramos del fuego y dejamos enfriar ligeramente. Mezclamos el mascarpone.

Desmontamos el pastel y cubrimos la superficie y los lados (si el molde que habéis usado era de 20 cm., si no ¿pa qué?). Conservamos en la nevera toda la noche o hasta que la cobertura esté firme. Adornar con las virutas*.

* Como no encontré virutas ni cigarrillos ni nada que se le pareciese, fundí un poco más de chocolate blanco y sobre un papel de plata estiré varias “lenguas”. Lo metí en la nevera y al enfriarse me sirvieron para decorar junto con unas ralladuras de chocolate.

ingredientes.jpg