Invisible pero menos

A todos nos ha pasado alguna vez. De repente, lo que se presentaba en forma de día soleado se convierte en el diluvio universal y a ti te sorprende con espardeñas, sandalias o cualquier tipo de calzado con suela deslizante. Obviando el factor suerte, desafiamos la ley de probabilidades y estrenamos zapatos en una boda. “¡En buena hora!” nos lamentamos cuando ya no hay remedio. Pero bueno, el problema no pasa de ahí. Un culetazo, zapatos nuevos o tiritas y ya. Pero para un superhéroe debe ser complicado, cuando menos, intentar salvar el mundo si las botas no le acompañan. Y eso ya es más grave.

Anuncios

4 comentarios to “Invisible pero menos”

  1. theyedropper Says:

    Es que se las compro al Dc Doom.

  2. alhuerto Says:

    Y encima le toca el culo a La Cosa… claro, como lo tiene tan duro.

  3. katanga Says:

    jeje, algo de eso habrá, theye :P

    El culo? Estamos hablando del mismo cartel? :o

  4. Jeffrey Campbell: Visto y no visto « katarama Says:

    […] Ya sé dónde debería comprarse las botas la mujer invisible. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: