Archive for 2/09/08

Limpieza

2 septiembre, 2008

No me gusta nada. Si no es la más ingrata de las tareas, se le acerca bastante. Hay quien se relaja fregando platos, pasando el plumero o planchando sábanas. Yo no. Quizá es una especie de trauma infantil, no sé. Para cuando mi madre hubiese vuelto de la compra (sábados a eso de las 10:00 a.m.), la casa tenía que estar como los chorros del oro. Camas hechas, el polvo de toda la casa fuera, lavabos relucientes, escoba, mopa y/o fregona donde fuera menester y ¡pobre de ti que se te pasara devolver algún trapo al armario! La que te caía era buena. Los domingos ídem de ídem exceptuando la presión del horario y que ella formaba parte del comando y, por supuesto, cualquier período vacacional pasaba por la sesión de limpieza de hogar matutina. Nunca lo entendí.

Por eso, en cuantito me independicé, lo primero que hice fue buscar a alguien que lo hiciera por mí. El mejor dinero jamás invertido, queridos míos. A poder ser, la contratas para los viernes y fuera. Los fines de semana te dedicas a vaguear, que para eso se inventaron. Por circunstancias familiares, desde hará cosa de un año, no contenta con los viernes, me venía también los martes. Un lujo excesivo para nuestra situación económica, pero desde entonces sí que sí, Gloria Bendita, oiga. Es que no tenía ni que recoger la cocina de vez en cuando, ni plancharme LA camiseta. Cero.

Pero como pintan bastos, en julio ya le dije que a partir de este mes sólo podía permitirme tenerla un día. En fin. Menos es nada, digo yo. Intentaré aplicar (que A. aplique) a rajatabla la máxima que dice que no es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia.

Por aquí también he conseguido encontrar un hueco y ordenar un poco el blogroll. Borrar aquellos que ya ni siquiera existen o he dejado de visitar asidua o puntualmente e incorporar otros por los que sí paso a diario.