Limpieza

No me gusta nada. Si no es la más ingrata de las tareas, se le acerca bastante. Hay quien se relaja fregando platos, pasando el plumero o planchando sábanas. Yo no. Quizá es una especie de trauma infantil, no sé. Para cuando mi madre hubiese vuelto de la compra (sábados a eso de las 10:00 a.m.), la casa tenía que estar como los chorros del oro. Camas hechas, el polvo de toda la casa fuera, lavabos relucientes, escoba, mopa y/o fregona donde fuera menester y ¡pobre de ti que se te pasara devolver algún trapo al armario! La que te caía era buena. Los domingos ídem de ídem exceptuando la presión del horario y que ella formaba parte del comando y, por supuesto, cualquier período vacacional pasaba por la sesión de limpieza de hogar matutina. Nunca lo entendí.

Por eso, en cuantito me independicé, lo primero que hice fue buscar a alguien que lo hiciera por mí. El mejor dinero jamás invertido, queridos míos. A poder ser, la contratas para los viernes y fuera. Los fines de semana te dedicas a vaguear, que para eso se inventaron. Por circunstancias familiares, desde hará cosa de un año, no contenta con los viernes, me venía también los martes. Un lujo excesivo para nuestra situación económica, pero desde entonces sí que sí, Gloria Bendita, oiga. Es que no tenía ni que recoger la cocina de vez en cuando, ni plancharme LA camiseta. Cero.

Pero como pintan bastos, en julio ya le dije que a partir de este mes sólo podía permitirme tenerla un día. En fin. Menos es nada, digo yo. Intentaré aplicar (que A. aplique) a rajatabla la máxima que dice que no es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia.

Por aquí también he conseguido encontrar un hueco y ordenar un poco el blogroll. Borrar aquellos que ya ni siquiera existen o he dejado de visitar asidua o puntualmente e incorporar otros por los que sí paso a diario.

Anuncios

19 comentarios to “Limpieza”

  1. Mara Jade Garland Says:

    Jajaja! Parece ser que compartimos trauma infantil.
    Cuando yo me independicé, siendo bien consciente de que mis aptitudes para ese tipo de tareas dejaban bastante que desear, pude percatarme de que existían diferencias entre las reacciones que tenían mis visitas femeninas respecto a las masculinas ante este hecho:

    1.- Las visitas femeninas, por norma general, ven kk que yo no habría visto ni por asomo.
    2.- Las visitas femeninas, por normal general, van a las casas de los demás y luego se dedican a criticar lo que han visto. Y si no, se lo inventan. La imaginación es libre y hay taaaaaanto tiempo que rellenar…
    3.- Las visitas femeninas, por norma general, culpan de la supuesta falta de orden/limpieza (o lo que ellas consideren) al miembro femenino de la casa. No se cuestionan la posibilidad de que en el reparto de tareas ella haya quedado exenta de la limpieza. Es culpa suya y punto. Por nacer así. Hala, a joerse.
    4.- Las visitas masculinas sólo quieren cerveza.

    Por tanto yo, en vez de contratar a alguien que limpiara por mi cuando me independicé, llegué a una conclusión rápidamente:

    NO A LAS VISITAS FEMENINAS (por norma general) :P

    Besos!!

  2. Ana Says:

    Buff, limpiar.

    Yo también lo odio, y he tenido quién me lo hiciera porque pensé lo mismo que tú, pero ahora ya no puedo, y lo tengo que hacer yo. Así que me las ingenio de alguna manera, por ejemplo, nunca plancho, tiendo la ropa bien estiradita y luego como nueva oye. No compro camisas ni pantalones de lino, ni nada de eso para no tener que hacerlo. De lo de limpiar, pues no me queda otra, pero tampoco soy muy meticulosa.

    Me uno al movimiento en contra de las visitas femeninas, yo también he sufrido sus críticas en silencio. Así que…, ¡cerveza, cerveza!

    Besitos

  3. alhuerto Says:

    Ains que pocas ganas.
    Yo a pesar de ser masculino no me es un gran problema limpiar, quizás por mi forma de ser no acabo nunca de terminarlo todo, pero aún teniendo lavavajillas frego platos, aún teniendo aspirador barro algún dia que otro, limpio el polvo…. todo menos planchar, es algo que ya no entra en mis planes aunque lo haga alguna vez por coj..

    Es mi lado femenino. Jajajaja. Vosotras tendreis un lado masculino de más. XD

    Y las visitas femeninas no me dan problemas a mi, de momento no critican nada…..siempre se van con una buena impresión jajajajaja.

    Besos limpicos.

  4. Doublecloth Says:

    Fuff nadie comprende mi animaversión personal respecto a limpiar, no es que no em guste, no, es que lo odio en lo más profundo de mi ser. Más que cualquier cosa que uno pueda odia. Así que ahora me siento algo más comprendida!!!

    Un beso

    P.D. Aaaa debo ser buena visita femenina porque yo:

    1. No pienso que deban ser ellas quien limpian, es más yo procuro que siempre sean ellos (por eso de cobrarme aquello que mis antepasados femeninos tuvieron que hacer de mas ;) jaja )

    2. Yo no veo más mierda de lo normal, vamos una cosa es que entres en una casa que sea un estercolero y se te peguen los zapatos en el suelo. Pero si es una casa normal más bien no es que no lo veo es que no me importa. Si la compañía es buena…. anda que no tenemos cosas de que hablar!!! jaja

  5. Mara Jade Garland Says:

    Uoleeeee Ana y Doublecloth!

    Qué gratificante es comprobar de vez en cuando que una no está sola. Que ya lo sabía, claro. Debemos unirnos en contra de ellas, las que tiran tierra sobre su propio tejado (y por extensión el nuestro).
    Podemos empezar por mis tías ¿qué os parece?

    Un abrazo

    Oyoyoy Alwer… colleja te daba… das por hecho que tenemos un lado masculino de más al no gustarnos limpiar, lo que conlleva a que, siendo niñas, debería gustarnos limpiar!! ¿Los estrógenos hacen que sintamos un impulso incontrolable hacia el “Centella”? Madremia madremia.
    Acabas de cargarme de razón, chavalote. Jojojo (léase con risa malvada)

    Y eso por no hablar de que tus visitas femeninas no te critican nada. Pos claro! Si eres un tío! Tal y como me corroboras, se supone que a ti . Tsssss

    Un beso muuuuu warro para ti xD

  6. Mara Jade Garland Says:

    Ops, algo he hecho mal. Quizás tenga algo que ver con mi lado femenino xD.
    Debería poner “Tal y como me corroboras, se supone que a ti no te toca”.

    Lo del beso warro lo mantengo, ea.

  7. katanga Says:

    Lo de los tíos (en general) es q es acojonante. No ven nada! Ya puede ser un charco en la cocina del q ellos mismos sean la causa, es igual. Lo pisan y repisan sin remordimiento. Yo quiero ser así!!!! Pq en mi caso me porculea mucho q la casa esté sucia. Ahora mismo, por ej, después de q en todo agosto no haya venido Hilda, cada vez q me siento a ver la tele siento el impulso de levantarme a buscar un trapo y quitar el centímetro de polvo q reposa sobre el mueble, pasa q me puede la pereza de pensar q aunq lo haga, mañana volverá a estar ahí.

    Mi madre sólo hizo bien la mitad del trabajo: instalarme un rádar q detecta hasta la más ínfima de las pelusas y eso es un acto total y absolutamente inmisericorde, pq estoy condenada a sufrir eternamente.

  8. Miffa Says:

    Bufff.

    Limpieza….! al viejo le da pánico pensar en tirar algo, tiene un principio de Diógenes incipiente.

    Me congratula ver que no nos ha tirado a la “blogbasura” y seguimos ahí. Realmente limpiar y mantenerlo todo en orden puede desquiciar al más pintado.

    PD: Vaya gemelos y bíceps crurales se consiguen limpiando.

  9. katanga Says:

    Weno, es q ésa es otra. A mí tb me cuesta horrores tirar cosas. Este año me he deshecho de un par de espardenyes y unas cuantas camisetas roñosas pero sólo pq si no lo hago tengo q empezar a guardar la ropa en la nevera, q sino… buffff!

    Cómo iba a tiraros a la basura a vosotros, mujer? Cosas tienes.

    P.D.: A q sí? Son brutales XDDD

  10. Lola Says:

    Siento mucho decirte Kata, que lo de los tíos hay que nacer tio, porque yo tampoco me lo explico como es que no ven naaaaaaaaa, ni los pelos en el baño, ni el agua fuera del fregadero, ni ….”te puedo jurar que es verdad”, unas sábanas en el suelo, que estaba cambiando la ropa, las tenía allí para llevarlas a la cesta, y yo poniendo la ropa limpia, entró a la habitación dos veces paso por encima de ellas el pie y le dije “chacho” recoge las sábanas , contestación: Ah…no las había visto. Aggrrrrrrrrrr.
    Te entiendo en lo de la limpieza, yo también odio hacerlo y encima soy bastante maniática con lo cual tengo que tener todo a punto, osea que me meto unos curros….Bufffffff toy cansada sólo de pensarlo. Besotes

  11. MuSiK Says:

    Cuando me vine a vivir sólo a casa, no me lo podía creer…

    el cubo de la basura no bajaba sólo y la cama se tiene que hacer para que no se arruguen las sábanas !!!

    dio mio, que disgusto tube durante unos días…
    (hasta que me acostumbré a ver la basura llena y la cama sin hacer)

    feliz retorno de las vacaciones !! <—– esto sí que es un absurdo

  12. alhuerto Says:

    Mara se supone que mi comentario es machista? jajaja.
    Pues decir que los hombres somos guarros persé como se denomina?? Ein? Ein?

    No es que sea pulcro, ni pierda la cabeza por la limpieza… nada más lejos, pero algo si que me entrego.
    También está mi despiste incontrolable que me pervierte. XD
    Yo creo que hay mujeres que hacen exactamente lo mismo que lo que has dicho tu Kata o lo de las sábanas de Lola. Lo que pasa es que si el hombre es igual… pues maginate vaya par de dos. Juas

    Lo de mis visitas femeninas…. pues haré un Alhuertest para que me puntuen del 1 al 10 mi grado de pulcritud o warrerismo.

    Weno, lo de los besos warros… lo tomo como placentero. Jajaja.

  13. katanga Says:

    jajajaja, Lola. Te creo con lo de las sábanas. Y sí, estoy de acuerdo en q hay q nacer tío. O tía, Alwer, q, evidentemente, en todas partes cuecen habas, pero estarás de acuerdo en q, de momento, mayoritariamente es un tema masculino. Será por razones culturales o lo mismo acaban descubriendo un gen (como con lo de la infidelidad), pero lo q es, es.

    En el despacho somos 3 (dos más una). Al principio hicimos el propósito de turnarnos semanalmente la limpieza. Supongo q no hace falta q diga quién, o mejor, quiénes, dejaron antes de cumplir con la tarea. La dejadez, sobre todo en el baño, q era compartido, llegó a tal extremo q, un día, cabreada y hastiada decidí llevar la situación al límite: “Así no les quedará más cojones q limpiarlo”, pensé. Cogí una lata de coca-cola, pegajosismo a saco, vale? y la esparcí a placer. Bueno. Quién creéis q acabó pasando la bayeta? Efectivamente. La moi pq ellos ni enterarse :s

    MuSiK, siempre q salen estos temas, A. comenta como algo sorprendente q tuvo q independizarse (conmigo, mala suerte) para descubrir q si dejabas un pantalón tirado en el suelo, a menos q alguien (él) interviniera, no aparecía limpio y plegado en el armario al cabo de unos días. Con respecto a la cama, harta de broncas, acabé cediendo y en casa tp la hacemos XDDD Gracias por tus deseos utópicos!

  14. alhuerto Says:

    Bah!! Genes a mi.
    No si razón tienes, cultural y socialmente el macho o jefe de la manada, es el que solo tiene que alimentar a los de su especie, cuidar las zona habitada, defender a la familia de los enemigos que acechan y como máximo estar con las crias mientras la madre busca un sitio donde orinar.

    Así que es algo que viene de mochila con nosotros… jajaja… gracias a las madres del mundo que así nos criaron. XD

  15. katanga Says:

    Así es. Tanto rollo para llegar a la única conclusión posible, q no es otra q la culpa es nuestra (de nosotras, las mujeres). Sis qqqqq…

  16. oyesguay Says:

    Ésta ha sido una de las entradas de blogs con las que más me he reído, jajjaja. Yo siempre digo: lo de la limpieza es de los dos, pero la mujer limpia cuando no está limpio; el hombre limpia siempre que… no puede estar más sucio.

    La culpa, evidentemente, es de las tías, porque cuando llegan visitas es lo que os preocupa. Si fueseis a darle a la Cruzcampo directamente y os diese igual si es vuestra casa o no todo iría mejor. Claro que, entonces compartiríais la unineuronalidad con nosotros, y tampoco es eso, jajajaj.

  17. katanga Says:

    jajajaja, pos no, tp es eso XDDD

  18. Esther Says:

    Hola Katanga!!!
    Yo tampoco soporto limpiar, siempre hay cosas más creativas que hacer que dedicarse a la limpieza así que lo voy dejando. Lo peor es que se va acumulando y luego toca hacer la maraton de la limpieza que me deja baldada!
    Con el hombre de la casa mejor no discutir, que haga lo que quiera y como quiera pero cuando yo limpio TODO EL MUNDO LIMPIA!!! jajajaja
    Planchar? Creo que los fabricantes de ropa harían bien de dejarse de telas que se arrugan, harían más dinero. La moda de los tejidos arrugados mola!!
    Si hay una emergencia, se lo doy todo a mi suegra que es una maquina de la pulcritud! En la democracia hemos salido más a los hombres. Tu pasas? pues yo paso tambien!!! XD

    Hey! muy chulo tu blog y tus dibujos! Me pasaré por aquí mas amenudo
    abrazos a todos
    Besoss!!!!

  19. katanga Says:

    Hola guapa!!!

    Sí, sí, es lo q tiene la acumulación. Después te pasas un día entero desacumulando y lo peor es q antes de q te dé tiempo a acabar, ya podrías volver a empezar. Es lo desesperante de la limpieza. Y sí: mejor no pelearse por los calcetines sucios, total, en algún momento van a tenerse q limpiar y, por el mismo precio, con mala hostia incluida :s jajaja, alguien dijo alguna vez: “la arruga es bella”, no? Pos eso XD

    Muchas gracias! Bienvenida :D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: