Hanna Andersson: Sonrisas y Lágrimas

Que no os engañen esas caras falsas. Creedme cuando os digo que esa familia esconde un lado oscuro. Fijaos sino en cómo la niña pisa sin pestañear al pobre perro y en ese padre que tiene hiper desarrollado su brazo derecho. Y no es tenista. Ahí lo dejo.

Hanna Andersson

Etiquetas: , , ,

2 comentarios to “Hanna Andersson: Sonrisas y Lágrimas”

  1. Mara Jade Garland Says:

    Grpffffbrrrpppp!!

    Después de la vomitona inevitable (y de dejar constancia aquí de que cada vez me alegro más de pertenecer a la familia a la que pertenezco):

    ¡Por todos los santos! ¡Que no dejen procrear más a estos dos Wally-Fofitos y que alguien razonable acoja a ese pobre perro! Al menos alguien que no lo pise con esa mirada de psicópata y, por qué no decirlo, de putilla en ciernes. El brazo del padre, en caso de serlo, que tengo mis dudas de que “eso” esté capacitado para la eyaculación, supongo que estará hiper desarrollado para poder portar las mochilas escolares de sus dos hijos, una rosa chicle con caras de Barbie y otra azul marino con motos, porque los niños de ahora tienen la suerte de que sus padres hacen de “mozos”, llevándoles las carteras para evitar que se hernien. ¡Qué lejos quedan aquellos tiempos en los que el fin de la procreación era conseguir mano de obra p’al campo! Cawenla…

    Por cierto, que el perro digo yo que será perra, ¿no? Como va de rojo, iwal que las chicas…

  2. katanga Says:

    Anda! Q observadora! Pos iwal sí. Yos q ya con tó lo otro tuve bastante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: