Archive for the ‘Busco casa’ Category

Bruxismo

2 octubre, 2007

relax.jpg

Flashcards.

O lo que es lo mismo: rechineo de dientes.

Cuando A. me dijo que no podía dormir por el ruido que hacían mis dientes (que no yo) no me lo creí. Pensé que era una de sus bromas, un devolverme la pelota a propósito de mis acusaciones ronquiles. Otrora, tanto en casa (de mis padres) como las veces que había dormido con amigas, coincidían en que no hacía el menor ruido. Elvira llegó a decirme una vez que tuvo que incorporarse para comprobar que permaneciera en la cama de al lado.

Pero el año pasado, en una de mis múltiples sesiones odontológicas, el doctor me dijo que, efectivamente, sufría de bruxismo nocturno. Haciendo las veces de conejillo de indias me hizo dos férulas de descarga por el precio de una, en pos de un estudio científico que nunca se llevó a cabo, pero ésa es otra historia. El caso es que estuve 15 días usando ambas placas alternativamente. Cuando dejé de visitar semanalmente al dentista, decidí aparcar las duras porque me levantaba con la mandíbula más tensa, pero seguí durmiendo con las otras de lunes a viernes, tal y como me había explicado el médico.

Hasta que llegaron las vacaciones. Me fui sin ellas y al volver, como según A. ya no hacía ningún ruido, las dejé en su cajita bien guardaditas. ¡Me había curado!

Sin embargo, hace 2 días que mis dientes (que no yo) le despiertan por la noche.

Este pasado sábado tuvimos la segunda reunión con los propietarios de la casa. Por fin hemos pactado un precio y ayer mismo llevamos al banco las escrituras para que el tasador pueda hacer su trabajo. Si todo sale bien, es cuestión de semanas que nos metamos en una hipoteca a la que no podremos hacer frente a menos que consigamos vender el piso en menos de un año.

Como soy optimista, no me como la olla pensando en lo peor. Creo que saldremos adelante sin problemas, pero está claro que mis dientes, como seres independientes que son, no opinan lo mismo. Hoy rescataré mis placas blandas de su enclaustramiento forzoso y quizá debería plantearme también descargar comprar algún vídeo de Tai Chi.

Lo de practicarlo lo dejaré para más adelante, que ya tengo demasiadas cosas en la cabeza.

Juguete nuevo

1 agosto, 2007

piezas.jpg

Una, que por más que lo intentó reiteradamente durante varios años, no consiguió jamás que los Reyes Magos le trajeran la casa de muñecas de Comansi, vió el cielo abierto cuando descubrió Los Sims. A mi edad y con estos años, me paso las horas muertas jugando a ser Dios arreglando y destrozando vidas, pero, sobre todo, como diría la más famosa aportación sueca al mundo, con el permiso del sr. salmón ahumado, redecorándolas. Me chifla. En un involuntario ejercicio de predicción, como si de una mini virtual España se tratara, tengo más casas que familias. Cada una diferente a la anterior, aunque de similar estilo, que la estética es sagrada. Megas y más megas descargadas de sofás, armarios, azulejos para el baño y plantas para el jardín.

Así que, ahora que por fin tengo los planos de mi futurible casa (banco mediante), el poco tiempo libre que me queda entre cartel y anuncio, teniendo en cuenta que 1/3 de la plantilla está de vacaciones, cambio el apellido Gráfico de esta profesión mía por el de De Interiores y soy feliz como una perdiz.

Desgraciadamente no doy para más, por eso tengo descuidado a mi ya antiguo nuevo juguete que no es otro que este blog. Pero tranquilo, querido, que la constancia no es una de mis virtudes y en cuanto pase la fiebre del mueble y el parquet, lo retomaremos donde y como lo dejamos.

Busco casa III. Señales inequívocas

25 julio, 2007

platos.jpg

Inmobiliaria’s man saliendo de la visita de ayer: – “Haced vuestros números y ya diréis. Si esta noche dormís bien, querrá decir que esta casa no es para vosotros”.

Desde las 5:30 a.m. con los ojos como platos, oiga.

Busco casa II. Mentirijillas inmobiliarias

18 julio, 2007

balcon.jpg

Flashcards

Como ya sabéis de qué va, voy al grano: Pack piso+loft+sótano con barra americana, casa y terreno.

Pack

El enunciado decía:

“Piso 2ª planta de 135 m2., 2 balcones, reformado ¡nuevo!, 6 habitaciones, 2 baños, comedor de 35 m2, cocina de 11 m2., aa.cc., todo calidad extrema.

+ loft nuevo a estrenar de 55 m2 y 12 m2 de terraza a nivel.

+ sótano de 75 m2, con barra americana y baño”.

Era un 2º sin ascensor ni posibilidad de ponerlo por más que se empeñara en defender lo contrario el “vendedor”, a menos, claro, que existan ascensores de 170×40 cm. que es lo que mide el hueco de la escalera. Uno de los balcones da a la calle, pero el otro da a un patio de vecinos. Es cierto que el propietario, Jaime para los amigos, Ahmed para la familia, lo ha reformado todo, pero a su gusto y manera, lo que significa forrar de baldosas estridentemente coloristas gran parte de la casa que no pegan ni con cola con el suelo tipo “damero” en blanco y negro. Uno de los baños con macro escalón y plato de ducha, el otro de origen o lo que es lo mismo, de mírame y no me toques vayan a enganchársete unos hongos malignos. El comedor lo han partido por la mitad para hacer una habitación. La cocina no tiene ventilación. El aa.cc. sólo estaba en el comedor y nos dijo que era porque el piso era fresquito. “Todavía no ensendido, mientras las gotas de sudor les caían a él y al contacto por la cara.

El “loft” es un cerramiento de aluminio con paredes de pladur. “Bueno para madre” decía el alma samaritana. 3 pisos sin ascensor con el carrito del niño y cuando abres la puerta te churrascas los pelos del bigote del calor que sale. La terraza a nivel es un balconcillo que da también al patio de vecinos.

Y el sótano, pues eso, un sótano al que se accede dificultosamente por la escalera comunitaria con una única rejilla de ventilación, una barra de obra, un fregadero y un lavabo al que casi hay que entrar de rodillas. “Yo dormir aquí en verano, piso calor. -(¿quién quiere gastar en aa.cc. teniendo un sótano?) – Hija mayor mía selebra boda”. ¿Y salieron vivos?

Casa

“120 m2 en planta, 4 habitaciones, terreno de 280 m2. Cuenta además con un garaje para más de dos coches”.

En realidad la vivienda mide 62 m2, el resto son añadidos con techo de uralita que no cumple normativa ni por asomo. El terreno es de 206 m2, de los cuales tiene afectados 4 hacia adentro de toda la fachada norte por un plan de urbanismo. Aunque no pudimos verla por dentro, de las baldosas en tonos pastel, cada una distinta a las demás, que recubren la fachada y la puerta de entrada hecha a la medida de David el Ggnomo, se deduce que está para tirarla al suelo, por tanto, en el momento en el que pidas permisos te quedas con la mitad de lo que venden, si es que lo venden, que al parecer, según nos dijo el vecino, los abuelos se lo han repensado porque como son testigos de Jehová, les tira mucho eso de salir a predicar con los compis, cosa que no podrían hacer si se mudaran a casa de la hija.

Solar

“400 m2”

279 m2., justo enfrente de la casa y con 4 metros de toda la fachada sur también afectados. Aún así podría valer. Sólo tiene otro pequeño fallo, nada, una tontería sin importancia: el dueño tampoco está completamente seguro de querer vender.

En la misma calle, un poco más arriba, hemos visto otra casa completamente cochambrosa pero con un terreno de 400m2 (éste sí). El lunes comprobaremos si las vacaciones de las que está disfrutando el propietario del número de teléfono que hay en la fachada han servido para curarle el síndrome de indecisión que parece afectar al barrio.

Busco casa

17 julio, 2007

conejo2.jpg

Después de varias intentonas fallidas que no pasaron de imprimir unas cuantas posibles opciones meses ha, este fin de semana la gota ha colmado el vaso y por fin nos hemos lanzado de lleno a la aventura que supone la búsqueda y captura de unas nuevas cuatro paredes en las que habitar.

Soy consciente de que no será nada fácil. Nuestro actual piso fue un flechazo. El primero y único por el que nos interesamos en su momento. Nada de peregrinajes descorazonadores por innumerables inmobiliarias. Lo vimos, nos informamos, nos enamoró y lo compramos. De hecho el idilio continua. Nos gusta muchísimo. La luz, la distribución, los acabados, el espacio de las habitaciones, … Pero no soporto más el entorno en general.

Cuando llega el buen tiempo, la piscina, que en un principio pudiera suponer un plus, se desborda de familias enteras (abuelos, tíos, sobrinos, nietos) nevera en mano, con el propósito de pasar el día entero a la sombra de los pinos como si de un camping se tratara. Estoy convencida de que en la piscina pública no hay tanta gente. Cada final de temporada toca replantar el inexistente césped caído en batalla bajo las pezuñas del abuso. Derrama de unos cuantos euros, pocos, la verdad, porque entre 320 vecinos las cosas te salen por una ridiculez, pero aún así me parece mucho, básicamente porque en los 5 años que llevo viviendo allí todavía es hora que haga valer mi derecho a uso y disfrute de las instalaciones puesto que me niego a tener que pelearme con nadie por un espacio para colocar la toalla o dedicarme a dar saltitos y dar 2 brazadas por miedo a chocar con alguien en el agua.

Sobre el parking paso palabra. Ya sabéis alguna historieta súper chula que mejor no recordar ¡y las que no os he contado!

Pero lo que peor llevo, con diferencia, son los vecinos de arriba. Recuerdo que para la boda de mi hermana (hace más de ¡2 años!) nos quedamos a dormir en el hotel y pensé:

– “Podremos descansar y despertarnos ¡¡¡a las 11!!!”

Llevábamos meses sin poder dormir lo suficiente porque a los de arriba, la niña, que tiene ya 4 años, les ha salido llorona. Cada **** fin de semana, sábados, domingos, festivos en general, a eso de las 7:00 h. te despierta su melodioso berrido y acto seguido puedes acabar de deleitarte con los gritos desaforados que le profiere la madre. Si el episodio no dura demasiado, en ocasiones puedes volver a pillar el sueño, siempre y cuando no sea domingo, porque el domingo toca pasar el aspirador. A las 8:00 a.m. Con un par.

También existen variables, como por ejemplo, en lugar del aspirador, enchufar el taladro. A la misma hora, que por algo se llaman tradiciones. Aunque alguna vez han innovado agujereando sobre la media noche. Varios días seguidos. Sería por ver si acababan de cogerle el gusto, pero no. Volvieron al clásico del domingo a primera hora.

Y por fin, el súmmum de los súmmums, el no va más, el broche de oro, el acabose, el cómo empeorar lo inempeorable. Damas y caballeros denle la bienvenida al “¡vamos a por el segundo!” (Aplausos, por favor).

Conste que no hablo con ellos. Primero porque es muy difícil coincidir con nadie en la escalera. El día que se abre la puerta del ascensor y te aparece alguien, el susto que te llevas es de órdago por falta de costumbre. Segundo porque un buen día ella dejó de saludarnos. Todavía no sé porqué, ni ganas. Eso que me ahorro porque no es precisamente unas castañuelas. En fin, a lo que iba, que deduzco (por lo que por más que quiera evitar no puedo dejar de escuchar) que están buscando el segundo monstruo porque cíclicamente, 1 vez al mes durante 4 ó 5 días seguidos, él grita como un cerdo en el matadero mientras ella emite unos gemidos ridículos. No importa a qué hora vayas a dormir. Ahí están ellos montando su show y, sinceramente, no puedo entender cómo se llega a esos extremos. Si a esas horas se oye cómo arrastran los pies, imaginaos el folleteo. En un intento por solucionar el problema, hace unos meses me compré unos tapones de cera, pero es tal el escándalo que no sirven de absolutamente nada.

Resumiendo: este sábado, desesperada, sobre las 3 de la mañana emigré al sofá para ver si allí conseguía dormir. Me costó un buen rato. Calculo que engancharía el sueño a eso de las 4 más o menos y a las 7, ¡tará taráaaa! ¡síii! ¡la niña! Y a las 8, ¡síiiiiiiiiiiii! ¡el aspirador! ¡Yupiiiii! Creí que iba a darme algo.

Hoy vamos a ver una casa, un extraño pack de piso+loft+sótano con barra americana ¿? y un solar.